sábado, agosto 09, 2008

Un nuevo corazón, una nueva esperanza

Te me has quedado tatuada en el alma. Últimamente, divaga mi alma en un sinfín de melodías, que se agolpan en mis manos para escribir, y sustituir las palabras que encajan en el rompecabezas del amor.

Descubrir el amor, amar el amor, errar en el amor, huir de él y quererte a ti. Quererte en silencio.

A mí, se me quiebran las palabras que acaban en tu nombre, a mí, me seduce el viento cuando tú guardas silencio.

A ti, te quiero ahora en mi corazon, en mis manos, en tus abrazos y encontrar el antídoto de 730 días perdidos.


Y mientras, la angustia se me agolpa en la garganta, de aun no poderte decir nada, con el recelo que busco al quererte, la angustia de sentirte sin poderte dibujar los mejores momentos, y que quizas ahora de pronto cobran sentido.

Te buscaba ya hace años, y ahora que te he encontrado, no sé como acariciarte el alma. Pero te evoco en silencio, te dibujo esbozos de amor en la oscuridad del día, te perfilo entre letras, y le doy nombre a un querer. ¡Solo tu!.

Amor, yo quiero quererte, y quiero que me quieras, necesito tenerte, deseo que me tengas, pero no te me entregues del todo, que yo no me entrego aunque tú me tengas.


Porque eres y soy, porque estás en mí, porque tu eres ahora la razón que me hace escribir.

Nunca nadie me dijo, que en tus ojos podría leer la palabra amor.

Venceré sí tú me abrazas. Venceremos si nunca dejamos de desear el abrazo que nos hace soñar.

0 comentarios: