lunes, febrero 16, 2009

Momentos

No me preguntes cuando, pero no sé dónde, fui feliz. Mi vida era la muerta autoridad. Dejose la dialéctica de las ofensas y comenzó el reinado del rey respeto, única autoridad vigente y más viva que la vida misma. No creas que lo soñé o padezco psicósis; tampoco ingerí sustancias ilegales, ni legales dañinas.

Fueron dos años, y hoy ocho meses después, guardardándote luto, seré acaso el tiempo aquel, llamado pasado, con la gracia de haber sido un bandido que robó todo de tí.


Un silencio más, que se reposa en tus miedos, en tu psicosis, tratando de escapar, anhelando, el día que puedas ver la luz despues de la niebla, por que en mí, ya salió el sol y pude ver el amanecer de nuevo.

1 comentario:

  1. Me dejaste pensando, más o menos estoy pasando una situación casi parecida pero más complicada

    ResponderEliminar