jueves, septiembre 24, 2009

Acciones

Al menos alguna vez sucede algo que no te imaginarías que ocurriría, te dejas llevar de emociones, tanto espirituales como materiales… he estado meditando sobre las cosas que he realizado: no depende de nuestra actitud que las cosas pasen o no. De repente pensamos en el destino y se lo dejamos a él, sin embargo, pienso que hay algo detrás de todo lo que toma un camino que se convierte en inesperado, ya que a lo largo de nuestras vidas vamos haciendo un camino con un lugar de llegada, un mapa, trazamos espacios para nuestros movimientos, sin saber a dónde vamos a llegar y siempre somos responsables de nuestro presente y futuro, ya que el pasado es un mito que dejó de ser realidad.

El amor es algo que no se describe con cuatro frases; si invertimos la palabra sería Roma, el nombre de una gran ciudad y el viejo refrán dice que Roma no se construyó en tres días, y algo parecido es el amor. De llevar una encuesta al mundo sobre los que sienten y padecen el amor, serían opiniones tan diversas que solo unas cuantas se acercarían a este sentimiento tan hermoso que no todos comprendemos y apenas lo hemos experimentado.

Sabemos que es algo que nace de lo más profundo de nuestros corazones y no tenemos idea de cuando muere o desaparece, muchos dicen que el verdadero es eterno, yo tengo mis dudas en cuanto a eso debido a que las emociones se van como mismo llegan y algunos logramos matar este sentimiento que es algo vivo y con sus propias defensas, pienso que el amor existe como una fase más de nuestras vidas con causas y efectos.

Nunca nos abandona espiritualmente, si realmente lo sentimos, solo se nos va y nos deja a un lado, y los recuerdos y momentos hermosos que están en nuestros pensamientos hacen que la vida continúe con un rato de amor que nos rodeó de alegría. La mejor manera de apreciarlo es cuando está a nuestro lado y se nos van esos momentos que nunca regresan de la misma manera; el hombre no ha podido controlar esta realidad que nos hace reflexionar en la edad madura, cuando ya no sabemos amar, debido a que nos falta el detalle de sentir lo que una vez tuvimos sin saber qué era y ni siquiera por qué nombre llamarlo.

0 comentarios: