jueves, noviembre 15, 2012

Sin título

Este escrito empieza así... "Sin título", no me atrevo a ponerle alguno, puesto yo no soy de aquellos que manifiestan cerrar capitulos, etapas, etc. Sinceramente, no soy de esas personas, por que al fín y al cabo, terminamos a retomar el libro que dejaste. 

Me gustaría decirte que todo se arreglará entre nosotros, por que te prometí hacer lo que esté en mis manos para que así sea. Y hoy lo hice, quizás de una forma díficil y tormentosa. Sé que después de la lluvia, siempre sale el sol. Ojalá así sea. 

Pero, si no volvemos a vernos y ésta es una verdadera despedida, yo sé que nos reencontraremos en algún momento, pues aún tengo mucho por hacer y mucho por descubrir. Siempre busqué lo mejor, no sólo esta vez, sino todas las veces anteriores. 

Cuando se deje, la censura, la mentira, el orgullo, el rencor, el odio, y fomentes el dialogo, la verdad, la comprensión, la apatía, la estima, entenderás que lo mejor de tu vida pasó por tu vista y no lo supiste valorar. 

Siempre para tí seré tu boya salvadora, tu bastón de apoyo, aquel que no te dejará caer, pero para que todo eso funcione, debemos voltear el mundo para que gire en la dirección correcta. Hoy lo hice, y no me alegra en lo absoluto esta acción. Sin embargo, con el tiempo entenderás la esencia de este acto de estima tuvo un gran significado. 

Y así como iniciaste esta linda aventura de 25 días, yo respondo y culmino con la misma frase:
Bendiciones en cada uno de tus pasos y que el Señor vaya iluminando tu camino. Adiós.

0 comentarios: