jueves, noviembre 08, 2012

¡Va por tí!

Oh, usted. ¿Usted no podía déjenme ir? Esto es lo que pasa cuando una fuerza imparable, yo, con el sentimiento de que lo que realmente amas tenga un lugar y un bienestar mejor se encuentra con un objeto inamovible, tú, que no sabe que que camino tomar, abatida por el pasado, y presa de la incertidumbre generada por absurdas fobias que no te dejan tomar un camino correcto.

Admiro todo tu valor, despues de todo lo que ha pasado, y aún así arriesgando mucho. Tu verdaderamente eres incorruptible, ¿no? No me matan fuera cierto sentido de regresar junto a ti. Me mata la idea absurda de tus fobias.

El que no creas en mí, cuando yo tambien no sé, si después de todo lo dicho te sigo creyendo, y lo hago, aunque me defraudes. Creo que tú y yo estamos destinados a hacer esto para siempre. A ser complices de muchas cosas. Pero mi alma no sé si aguante. Y sólo estará tranquila cuando tu aprendas a desprenderte del mal que te haces, siendo sincera, y sobretodo creyendo en lo que estoy presto a ofrecerte.

No dejes que esas palabras, de que soy tu ayuda, tu baston de apoyo, el que tiene un único don que no se halla, mueran en palabras. Que esos besos, mueran en besos. Sabes lo que busco, sabes que quiero construir a futuro. Por favor, ¡no temas!, ¡no dudes¡, ¡no desconfíes!. Te dije que venceríamos la adversidad, pero sólo no puedo, ayudate a vencer... Pues valora todo lo que hago, por que esta vez, no seré egoísta, esta vez ¡Va por tí!.

0 comentarios: